Adiós a los hombres grises…

Hace un par de semanas leí un post llamado “Búscala”, publicado en Entrada Agotada (este es el link del post).  El caso es que me hizo reflexionar y me pregunté ¿Soy yo una loca de remate?
La respuesta fue no. Un “no” con un gran PERO. La putada del asunto no es no ser una loca, sino haber dejado de serlo. Porque yo una vez me sentí una loca del amor ¿Por qué ya no?

Lo primero que se me pasó por la cabeza fue “por miedo”. Pero no creo que sea esa la respuesta. Que levante la mano a quien no le hayan partido el corazón alguna vez. Y sin embargo te terminas recomponiendo y vuelta a empezar.

No, en mi caso la mujer loca se desencantó. La chica loca regala todo lo que tiene. Regala espontaneidad, abrazos, besos robados, elogios, apoyo… y ¿Qué ocurre si no recibe nada a cambio? Que se vacía. Eso es lo que pasa cuando se exprime a la mujer loca. Termina harta de dar sin recibir ni un poquito de locura a cambio. Termina agotada y finalmente se le va terminando la batería. Porque ante todo la mujer loca es romántica hasta la médula, y siempre espera algo a cambio. Por eso cuando tiene la mala pata de juntarse con un hombre gris, comenzará a apagarse. Hay un límite a partir del cual no podrá tirar más de la relación, y comenzará a dejarse llevar al rincón oscuro y anodino, del que ha salido el hombre gris.

Así que supongo, que el quid de la cuestión, la fórmula mágica para que la loca sea feliz, es que encuentre a un loco con el que compartir locuras. Un loco que retroalimente su batería interna.

Yo, por la parte que me toca, he aprendido a reconocer a los hombres grises y he decidido huir de ellos en cuanto salta la alarma. Poco a poco, a través de pequeñas cosas (retos que se superan, gente de la que te alejas y gente a la que buscas, libros, música)  voy apasionándome de nuevo por las cosas. Recargando la batería de locura para poder usarla con quien se lo merezca.

Frase motivadora

Anuncios

5 Comments

  1. Me alegra que te gustara el post! Muchas gracias por compatirlo 🙂
    Y me alegra sobretodo que hayas comprendido a lo que me refería, esa “locura sana” que crece cuando es alimentada, o debería decir correspondida…
    Sé perfectamente lo que es sentir que has perdido una parte de ti, de las que más orgullosa te sentías porque era espontánea y tenía vida propia. Cuando la desgana se la lleva y el cansancio no deja que vuelva.
    Por suerte, siempre vuelve, y preparada para ser correspondida, Esperemos que aparezca ese loco que la complemente algún día.
    Me ha encantado!
    Un abrazo
    T.

    Me gusta

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s