Blogs de cuñaos (o el relato de cómo me fastidiaron “EL beso”)

Hace unos días me encontré en el blog de Pepa MarcosEl amor en Tiempos del Tinder” una alusión genial hacia las revistas, y blogs  de “cuñaos” que están tan de moda en este país. Sobre todo una en particular, que seguramente conoceréis…

 

Y la verdad sea dicha, debo confesar, que yo me declaraba lectora habitual de ese blog. Con sus listas de “Qué clase de chica es según el/la – inserta aquí la tontería que quieras- “, que me tomaba como una manera divertida de ver la vida, que no hacía daño a nadie… Error.

 

No te lo crees ni tú

 

Esto era así hasta que llegó el día infame. El día del susto. El día “b”. Comenzaré este relato por el principio: chica (o sea yo) conoce a chico en app de ligoteo. Todo parece bastante bien. Llega la segunda cita, y estando cenando tranquilamente en un restaurante palillo en mano, menciona algo, un chiste, una gracia, no recuerdo qué, que me recuerda a un post de este blog.

  • Yo: ¿Qué? ¿Que lees “blog de cuñaos” verdad?
  • ÉL: se ilumina su cara, y sonriendo exclama “Sí! Me encanta!”.

Risas, bla bla, “¿has leído este post?””qué bueno lo de…” no se le da mayor importancia y pasan los días. 

No recuerdo si esa vez, o la siguiente, chico besa a chica. (Dato importante para el resto de acontecimientos de la historia.)

Pasan los días, y como podréis imaginar la cosa fluye, sigue su curso…

Y aquí llega el día “B” “B” de beso por cierto… Se produce una situación de chico acompaña a chica al coche, nada raro… y entonces, me da “el beso”. Uno beso, flipante, alucinante, de los de te dejan las rodillas temblando. Y el caso es que aunque nunca me había besado así antes, no le dí más vueltas. ¡Que me quiten lo bailado! Pensé… y la cosa quedó ahí.

 

Beso

 

Pero el increíble y misterioso beso tenía una explicación, en absoluto romántica, sexy, o cómo diablos quieras enfocarlo.

Unos días después, estaba yo leyendo el anteriormente mencionado blog, cuando me topé con un post: “Instrucciones para besar bien“. Una guía de sabiduría extrema, máximo exponente de los post de cuñaos del estilo “paso a paso” (a los cuñadistas les gustan muchos los post tipo listas, y “paso a paso”).  6 sencillos pasos que garantizan un beso en condiciones ¡Éxito asegurado! Y entonces pensé “¡La leche! ¡Es MI beso!“.

Ahí estaba el pobre, sometido el bisturí, ante la mirada de cientos de lectores de España entera. Y llegaron las preguntas:

 

Cabreo

 

 

  • ¿Cuántas mujeres han sido besadas de la misma manera? ¿Ellas lo saben?
  • ¿En qué demonios pensaba él cuando me besaba?
  • ¿Lo disfrutó o estaba pensando en los pasos a seguir?
  • ¿Se aprendió los pasos de memoria de manera premeditada? ¿Le vino a la cabeza en ese momento, y tenía una gran capacidad de retentiva? (Obviamente la respuesta es no).

Qué pena… Yo que ya me había imaginado una escena preciosa, frente a una chimenea en los alpes Suizos, con botellas de champagne, fresas, alfombras con formas de oso, y mantas hechas de retales…  “Cari, supe que me estaba enamorando de ti cuando me besaste de aquella manera“. Pero no, esto es una traición. Algo debería haberme dicho en ese momento que las cosas no llegarían a buen puerto…

¡Eso sí! Mi más ferviente enhorabuena para la novia del redactor. Como haga todo igual que besa, debe tener el cutis más resplandeciente del planeta.

 

¡Congrats!

Anuncios

2 Comments

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s