El cuento de la criada ¿libro o serie?

Desde que la HBO estrenara hace unas semanas la adaptación de “El cuento de la criada” se ha hablado muchísimo sobre ella. Y no es de extrañar, ya que nos encontramos con una de esas series que podrían dar tema de conversación para largo rato.

Me topé con la historia cuando leí una noticia en la que se anunciaba el inminente estreno de una nueva serie de HBO.  Me froté las manos con el argumento ya que la historia tenía todos los elementos que me gustan: futuro distópico, feminismo, “ciencia ficción”.

Así que me compré el libro y lo devoré justo antes del estreno de la serie. 

La semana pasada alguien me preguntó qué me estaba gustando más, la serie o el libro.

Aunque generalmente responda sin pestañear a este tipo de preguntas (libro) son extrañas las ocasiones en las que las adaptaciones para la pequeña o gran pantalla rivalizan en calidad con la novela a la que adaptan.

The Handmaid’s tale: la serie 

La primera temporada de la serie (ya hay confirmación para el estreno de la segunda, en 2018), está estructurada en 10 espisodios. 10 episodios de una hora aproximada de duración cada uno de ellos para adaptar una novela que no alcanza las 420 páginas. 

Esto obliga sí o sí, a aumentar la trama y el desarrollo de los personajes. Lo que hubiera podido terminar en desastre se lleva a cabo de manera más que correcta, y esto se debe a que la autora de la novela, Margaret Atwood ha participado en la producción de la misma, (incluso tiene un pequeño cameo en uno de los primeros capítulos ¿la has encontrado?). 

 

Elisabeth Moss y Margaret Atwood
Elisabeth Moss y Margaret Atwood

Este es a mi parecer uno de los grandes aciertos de la serie. (Casi) nada descuadra. Los nuevos argumentos creados para la pantalla se van entrelazando con lo que hemos podido leer en la novela de manera muy coherente (quitando algunas excepciones, sobre todo en el capítulo 9 “The Bridge”, que me pareció una GRAN metedura de pata, pero no haré spoilers…).

Otro de los puntos fuertes de la serie es la genial interpretación de Elisabeth Moss la cual da vida a Defred, la protagonista de la historia. La actriz sabe caracterizar a la perfección los distintos estados emocionales de Defred, y va reflejando su desarrollo emocional según van pasando los capítulos. Muy aceptable me ha parecido también la interpretación de Yvonne Strahovski como la mujer del comandante, Serena Joy, o la siempre maravillosa Ann Dowd como la Tía Lydia (Ann ¡te adoro!)

Otros de los aspectos de la serie que le añade más valor todavía es (como viene siendo habitual) la cuidadosa banda sonora de Adam Taylor quien consigue recrear la atmósfera angustiante donde vive Defred.

 

La fotografía también destaca por su juego con los colores, regalándonos unas imágenes bellísimas a la par que inquietantes. La composición casa perfectamente con la República de Gilead: ordenada, pulcra y  simétrica. Por ello cuando Defred está con las demás criadas, sumida de lleno en la república, los planos recurren a la simetría de manera continua, mientras que cuando somos llevados al pasado mediante sus recuerdos, los planos son mucho más naturales. 

 

La serie ¿qué no me ha gustado? 

El cuento de la criada es ante todo una novela feminista y femenina, en las que las mujeres son el centro casi en exclusividad de la acción. Por eso los personajes femeninos están bastante más desarrollados que los masculinos. En contraste con las interpretaciones femeninas, que como decía antes están muy bien llevadas, la interpretación de Joseph Fiennes me ha resultado excesivamente insulsa. También es cierto que Fiennes no es actor de mi devoción, pero me hubiera gustado que la elección del actor hubiese sido más fiel al comandante que conocí en la novela.

Aunque en general También hay algún giro del guión a mi gusto forzado e incoherente con el resto de la historia, (¡capítulo 9!), pero en general 

Hay otro punto muy importante que no me  ha gustado, pero para explicarme tengo que meterme un poquito más a fondo en la novela.

The Handmaid’s tale: el libro

Como decía antes, nos encontramos ante una novela relativamente breve. Atwood  consigue en unas 400 páginas meternos de lleno en un futuro distópico describíendo sus costumbres, mientras relata todo lo que le ocurre a Defred, y lo que le ocurrió en el pasado. Condensar toda esa información en 400 páginas hará que cuando leas la última tengas la necesidad imperiosa de saber más. Porque la autora habrá dejado muchas cosas sin explicar.  

¿Y por qué no las explicó? Pues habría que preguntárselo a Margaret, pero yo creo que el objetivo del libro era ser un llamamiento feminista en el que lo importante era incitar a la reflexión sobre el papel de la mujer en nuestra sociedad y alertar de los peligros que conllevan las sociedades patriarcales. 

Este es el motivo por el que si tuviera que elegir entre la novela y la serie, me decantaría sin dudarlo por la novela. Es cierto que la serie está perfectamente relatada, es más agil, y el desarrollo de los personajes es mayor, pero tengo la sensación de que el estilo feminista de la novela ha sido “dulcificado” para la pantalla. 

Atención que ahora viene un pequeño spoiler de la novela, nada trágico, me parece que puedes seguir leyendo sin problemas. En el libro, Defred recuerda muchísimo a su madre. Viene constantemente a su memoria y me sorprende que en la serie ni siquiera la mencionen. En la novela el presonaje representa el arquetipo de activista feminista de los años 60, y Defred recuerda cómo se avergonzaba de su madre, siempre luchando por una causa que ella consideraba superada. Pero ¡ay amiga! ¿qué ocurre cuando se instaura la nueva República? Pues lo que pasa es que de repente la protagonista deja de considerar absurda la lucha que defendía su madre. Porque no era una labor absurda en absoluto.

¿Y qué está pasando ahora? Que  parece que estamos viviendo un repunte del movimiento feminista en todo el mundo, pero hay personas que dicen “bah, si ya no es importante”, “ante la ley ya somos iguales” “qué exageradas son las feministas”, vaya, lo mismito que pensaba Defred de su madre.  

A mi personalmente me hubiera gustado que incluyeran este personaje en la serie. Me gustaría pensar que se lo están guardando para la segunda temporada. Habrá que ver.

Como conclusión, mi humilde consejo sería leer primero la novela y después ver la serie. Aunque sea simplemente por satisfacer la curiosidad morbosa de ¿qué le pasó a quién? que genera su lectura, yo mantedría este orden.

 

Anuncios

1 Comment

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s